¿Eres un obeso profesional y no lo sabes? ¡Evítalo y avanza!

frutas

Bloqueo, miedo al cambio, retroceso profesional… todos estos factores perjudiciales en el trabajo nos “engordan” y nos convierten en obesos profesionales. Si te sientes identificado con alguno de estos “síntomas” te ayudamos a superarlos:

  • Estás inmóvil: Te da miedo el cambio, por lo que cambiar el chip y arriesgar un poco apostando por la innovación puede ser la clave para que avances.
  • Eres negativo: Si eres de los que lo ve todo negro, necesitas analizar mejor las cosas y pensar que siempre existe una salida… en positivo.
  • No caes en gracia: No pasa nada, es normal no agradar a todo el mundo y en ocasiones, es necesario defender tu postura aunque sea incómoda.
  • No tienes vida privada: Un factor negativo que se traduce en más horas en el trabajo, la mayoría improductivas. Sal a la calle, relaciónate y apuesta por tus aficiones.
  • No te levantas de tu mesa: Estar sentado todo el día en el mismo espacio y sin comunicarte te convierte en un ‘obeso’ profesional. Muévete por tu trabajo y relaciónate con tus compañeros.