Elige bien las referencias en un proceso de selección y ¡acertarás!

revision

Te quieres presentar como candidato a un puesto de trabajo y debes acertar incluyendo referencias en tu CV. Si bien no son obligatorias, incluir como máximo tres personas que te conozcan y, lo más importante, que sepan cómo trabajas puede ser un acierto que te diferencie del resto de candidatos. Pero ojo, elígelas bien para que no jueguen en tu contra, identifícalas, consulta antes y sigue nuestros consejos:

  • Elige a un superior que te conozca bien. Lo ideal para incluir en las referencias es un ex jefe o responsable que sepa perfectamente cómo eres y cómo trabajas. No elijas a una persona que no te conozca, porque si le preguntan por ti, dudará.
  • No selecciones a un perfeccionista. Si la persona que eliges es demasiado detallista puede que en vez de destacar tus cualidades, se centre en tus debilidades desempeñando un trabajo, así que mejor descarta referencias así.
  • Ojo a los datos. Es fundamental. Debes citar nombre, apellidos, cargo en la empresa, teléfono y correo electrónico y comprueba que son correctos. Descarta además a personas que sepas de antemano que no suelen contestar por estas vías.
  • Contáctalas antes. Lo mejor es contactar previamente con la persona que vamos a incluir de referencia para que estén prevenidas si reciben una llamada de la empresa encargada de la selección y así podrás comprobar también sus datos. Hay empresas, además, que no las permiten así que es mejor asegurarse con tiempo.
  • Incluye una carta de recomendación. Te puede diferenciar del resto de los candidatos si incluyes una carta escrita por un superior que te conozca bien. Te dará un ‘plus’ y las referencias serán muy completas.

En resumen, elegir bien las referencias será sencillo si sigues nuestros consejos, y no estaría de más contar con “referencias de reserva” por si acaso necesitas más, aunque tres son más que suficientes.