Claves para alcanzar la efectividad en las reuniones

startup-reunion

Las reuniones de trabajo son fundamentales para el buen desarrollo de una organización. En ellas suelen adoptarse decisiones fundamentales para la empresa que dependen de la habilidad de quien las preside y, fundamentalmente, de la actitud de los participantes.

  • Regularidad. Las reuniones deben producirse con cierta frecuencia. Las que se convocan puntualmente no construyen equipo sino que están destinadas a solventar algún incidente puntual que nada tiene que ver con la tónica habitual de la formación.
  • El responsable debe ser siempre el mismo, y no necesariamente tienen que ser la máxima autoridad jerárquica.
  • Toda reunión, además de seguir un orden del día, debe generar un acta de los asuntos tratados para poder hacer seguimiento de lo acordado en las anteriores y retomar los temas en el punto en el que se dejaron.
  • Además de tratar los aspectos fijados para la reunión, se debe evaluar el trabajo en equipo. Siempre desde un punto de vista constructivo, no destructivo. Cuando se pierde el respeto, se pierde la unidad del equipo.
  • Igualmente, deben participar todos los miembros del grupo, para ello, el responsable de la reunión debe ejercer de moderador para tratar de invitar a todos a participar. Así se podrán conocer los puntos de vista de todos los integrantes de la formación, para detectar fortalezas y debilidades.
  • En las reuniones en grupo non deben introducirse asuntos personales. Lo laboral no debe mezclarse con lo particular. Se deben realizar comentarios y anotaciones sobre asuntos estrictamente laborales, incluidos en el orden del día, no se deben entrar en juicios de valor. Recordar que la reunión persigue fines grupales, no individuales.